Guerras cotidianas ¿ Cómo sobrellevarlas?



Cuando la guerra habita una casa, un lugar de trabajo, o el lugar donde nosotros estamos...


¨A veces, no necesitamos vivir en terreno belicoso para saber lo que es la guerra;
ni debemos salir más allá de nuestra casa para llorar y desangrarnos por pérdidas cotidianas¨



Mantenernos serenos y humildes ante el vendaval de acusaciones, ataques, denigraciones, intentos de mutilaciones del alma,
debe hacernos más fuertes ante quien intenta herirnos, porque debemos sabernos ajenos a sus verdades parciales y a su dedo acusador. No debemos responder al ataque, debemos centrarnos en nuestro Yo interior
para mantener a salvo la integridad del espíritu.
Puede ser en nuestra casa, en nuestro lugar de trabajo o con personas que estemos en contacto.
Buscar refugio en nuestra Fe, en nuestros afectos de vida y en nuestra verdadero ser y sentir, nos mantendrá a salvo de perder la integridad espiritual,
y no nos permitirá caer en el abismo de guerras insanas y desmedidas.
La única salida es recobrar la Paz; ella se logra con acuerdos, tolerancia y un profundo y sincero perdón. Caso contrario, debemos aceptar que nuestro hogar o nuestro lugar ya no se encuentra allí, pero Dios siempre tendrá uno reservado para nosotros, solo debemos estar dispuestos a seguir el camino hasta encontrarlo.




Pensamiento Positivos sobre la Paz



¨Haz que tu camino sea tan bello como lo es tu sentir
y tan sereno como ansíe tu corazón¨






votar
Compartir en Facebook